Entrevista con Aura Elena Farfán, presidenta de FAMDEGUA

El 27 de febrero del 2012, con orden de allanamiento del Juez competente, se empezó a excavar para la exhumación de víctimas (hombres, mujeres, niños y niñas) en la antigua base militar de Cobán. Actualmente sirve de base del Comando Regional de Entrenamiento de Operaciones de Mantenimiento de Paz (CREOMPAZ) en el que se da formación a soldados de la misión de paz de la ONU.

Desde el año 2000 se había tenido conocimiento de un cementerio clandestino en esta base, debido a testimonios de familiares que en los años ochenta vieron la entrada de camiones con personas detenidas, de las que nunca se volvió a tener noticias. Después de dos meses de trabajo, cuando se realizó la entrevista, se habían exhumado casi 120 osamentas. Hasta el día de hoy van 140 osamentas exhumadas.

FOTO: Ropa encontrada en una de las fosas. FAMDEGUA.

En los 28 años que han trabajado en el tema, la Asociación Familiares de Detenidos-Desaparecidos de Guatemala (FAMDEGUA) ha llevado 120 procesos de exhumaciones, en los que se ha recuperado a más de 1000 víctimas. En esta exhumación, a diferencia a otras, FAMDEGUA ha estado especialmente preocupada porque la entrada de familiares que esperan reconocer la ropa o algún objeto vinculado a sus seres queridos desaparecidos, se ha restringido a 10 minutos. Durante la visita reciente a Guatemala de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Navi Pillay, la presidenta de FAMDEGUA, Aura Elena Farfán, le pidió personalmente, por tratarse de una base militar que forma soldados para misiones de paz, que interfiriera para que se les permitiera más tiempo a los familiares. Sin embargo, la Alta Comisionada dijo no poder hacer nada porque este intercambio estaba a cargo de los Estados Unidos.

Normalmente ACOGUATE acompaña a FAMDEGUA en exhumaciones y otros procesos, pero en este caso ha sido imposible debido a las restricciones que hay para el ingreso de personas ajenas a CREOMPAZ.

¿Cuál ha sido el proceso para llegar a esta exhumación?

Desde el año 2000, FAMDEGUA ha recibido varias denuncias de desaparición forzada de campesinos que fueron capturados por comisionados militares, patrulleros y también soldados, o militares, que allanaban las viviendas de las personas y se los llevaban en los camiones. Los familiares seguían esos camiones para ver adonde llevaban a la gente, porque los camiones no iban ni con dos o tres, sino muchas veces iban llenos de personas entre hombres y mujeres que se llevaban a la zona militar. En aquel entonces era zona militar número 21.

Hoy ha cambiado el nombre, hoy es CREOMPAZ. Estos kaibiles que están formando aquí van al Congo y a Filipinas a dar el apoyo para la paz, lo que es bastante contradictorio. Mientras van a otros lugares a luchar por la paz, aquí en Guatemala se sigue desangrando. Y no solamente eso sino también lo que se tiene allí resguardado y queriendo ocultar, pero las diferentes denuncias que se dieron durante varios años llegó a que FAMDEGUA pidiera la excavación. Considero de que ha valido la pena hacer el esfuerzo, pues van 118 víctimas.

Creo que con esto estamos demostrando a los familiares que lo que por muchos años hemos dicho: que el Ejército, y específicamente comisionados militares como patrulleros, tuvieron participación en los allanamientos de los ranchos, de las viviendas de los campesinos, que fueron capturados y posteriormente desaparecidos y torturados. Digo esto porque hay fotos que demuestran lo que estoy diciendo. Es decir, en las fosas se ven las víctimas, todavía con las manos amarradas, con los pies todavía con las pitas, amarradas, y muchos de ellos todavía con la venda en los ojos. Entonces esto llama poderosamente la atención, que fueron torturados y posteriormente asesinados.

Es bastante contradictorio lo que muchas veces se oye allí de parte de los miembros del Ejército, tal vez no todos, de que ellos fueron muertos en combate y que los soldados los llevaron a este destacamento a enterrarlos. Es contradictorio porque si estaban en combate, ¿por qué les vendaron los ojos?, ¿por qué los amarraron ya estando muertos?

Creo yo que ha sido la peor práctica en Guatemala, y no solo en Guatemala sino a nivel latinoamericano, el haber utilizado esta estrategia de la desaparición forzada.

¿Qué nos puede contar de las personas que están enterradas en estas fosas?

Lo que sabemos es que hay personas de diferentes lugares. Es decir, de diferentes comunidades cercanas allí a Cobán, como también hay de diferentes municipios, por ejemplo Tactic, Chisec, Rexujá, Panzós, Sepur Zarco y comunidades pequeñas que están alrededor de Cobán. La mayoría son campesinos, y en algunos casos se llevaron a toda la familia; es decir a los niños, a las mujeres y a los hombres.

Es preocupante, sabemos que esta fue una estrategia, un plan ya preconcebido para exterminar al “enemigo interno”. El “enemigo interno” está estigmatizado o clasificado; lo tenían los militares como las personas que daban apoyo a la guerrilla o que también participaban en la guerrilla, independientemente de que no fuera así, sino simplemente fueran catequistas o campesinos, y entonces esto era suficiente para que fueran perseguidos, capturados y asesinados.

¿Qué diferencia hay entre esta exhumación y otras?

Creo que no hay ninguna diferencia. En todas las exhumaciones que se han realizado se ha encontrado las osamentas con señales de tortura. Digo señales de tortura porque de alguna manera están con los miembros inferiores y superiores fracturados. El informe de Antropología Forense nos lo dice, que no fueron fracturas mucho tiempo antes de la muerte, sino fue durante la muerte. Incluso esta la prueba de las ojivas que se han encontrado ya vacías, o algunas ojivas incrustadas en los huesos, en la ropa de las personas que han sido exhumadas. Pienso de que no ha habido ninguna diferencia. Algunos han sido con más saña que otros.

¿Cuántas fosas se han encontrado en Cobán?

Hay 16 fosas. De estas 16 fosas, me parece que en cuatro no se encontró nada. En una fosa se encontró solo una bota de hule con algunos pequeños huesos del pie y ropa. En otra se encontró solo la tibia y el peroné. Eso demuestra que fueron violadas estas dos fosas y que sacaron lo que allí había. Sin embargo esto no es de ahora, sino de hace ya tiempo.

De las fosas tienen conocimiento desde el año 2000. Hasta el 27 de febrero del 2012 no se pudo comenzar la exhumación. ¿Es normal que se tarde tanto tiempo para una resolución así ?

Lo que pasa en CREOMPAZ es que siempre ha estado ocupado por militares. La primera denuncia que pusimos fue en Cobán, específicamente en el Ministerio Público de Cobán. La fuga de información siempre se da.

Independientemente de que teníamos toda la información que teníamos no fue posible que se realizara la exhumación. La fiscal auxiliar a quien le presentamos el caso tenía muy buena voluntad, sin embargo no se pudo. No se pudo porque el lugar estaba ocupado por militares y se les tenía mucho miedo. Lo dejamos en standby para ver hasta cuándo había la oportunidad. Y creo que todo tiene que darse a su tiempo.

Ahora con el allanamiento fue oportuno el poder entrar y no darles oportunidad a ellos para que pudieran violar estas fosas y sacar todo lo que allí estaba. Es por eso que el allanamiento se da el 27 de febrero para empezar a excavar.

En la prensa sale información de que por el hecho de que esta exhumación se lleva a cabo en el destacamento militar hay bastantes restricciones …

Bueno, CREOMPAZ está ocupado todavía. Allí está la escuela de formación de estas personas que están preparando para que vayan a combatir. Tal vez por eso es la restricción de que no entre la prensa, de que los familiares entren solo por 5 o 10 minutos, 5 o 10 familiares a la vez …

Como familiares nos asiste un derecho de estar donde creemos que hay una violación a los derechos humanos, independientemente de que a veces el Ministerio Público, no voy a generalizar, sino solo algunos fiscales que a veces están allí apoyando en CREOMPAZ, están restringiendo; como dicen, “si no son querellantes, ustedes no pueden estar allí” y eso no es cierto, pues el nuevo código procesal penal nos ampara, tenemos un derecho de estar y exigir que verdaderamente el Ministerio Público investigue. No son todos los fiscales, no son todos los auxiliares del Ministerio Público, sino algunos que supuestamente, y digo supuestamente, son estrictos en Cobán.

¿Cómo repercute en los familiares?

Los familiares quisieran permanecer allí, porque de alguna manera sirve, aunque no haya una identificación científica por la ropa. Es increíble, pero los familiares recordamos perfectamente cómo iba vestido el familiar que salió y que ya no regresó. Recordamos el color de la ropa, los zapatos. Algunos no se recordarán, pero al ver la ropa sí hacen memoria y tratan de recordar y esto ayuda a identificar. La prueba del ADN, que la FAFG está realizando, es importante para la plena identificación.

Nos afecta mucho psicológicamente a los familiares. Es como ver también de qué forma están entrelazados los esqueletos, que no son nuestras costumbres. Aquí nuestras costumbres, si se muere alguien, son vestirlo con sus mejores trajes, su mejor ropita, y velarlo, enterrarlo y saber adónde vamos a ir a depositar las flores. Así como están todos, valga la palabra, amontonados, no es nuestra costumbre, pero eso es lo que realizaron las máquinas que formaron para matar.

¿Desde cuándo está trabajando FAMDEGUA en exhumaciones?

Empezamos a hacer exhumaciones en 1992, cuando se formó el equipo de antropología forense. La Fundación de Antropología Forense de Guatemala (FAFG) empezó a atender las denuncias de cementerios clandestinos y a realizar las exhumaciones. Aunque nuestros familiares no se encuentren en estos lugares. O quién sabe, ¿verdad?, que pase como pasó en Comalapa, que personas que capturaron en la capital aparecieron en el destacamento de Comalapa.

Considero que de alguna manera hemos apoyado a los familiares a encontrar a sus hijos, hermanos, padres, esposos. Esto nos llena de satisfacción, el haber aportado nuestro granito de arena para aliviar el dolor de tanto guatemalteco y guatemalteca que ha sufrido la desaparición forzada.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Justicia transicional y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Entrevista con Aura Elena Farfán, presidenta de FAMDEGUA

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s