Las mujeres como agentes de cambio del Sistema de Justicia

homenaje mujeres 1En octubre de 2013 se encontraron mujeres sobrevivientes del conflicto armado interno de los departamentos de Alta y Baja Verapaz, Huehuetenango, Chimaltenango, Quiché y Guatemala. Allí serían homenajeadas por organizaciones nacionales, de mujeres y de derechos humanos, como el Centro de Acción Legal en Derechos Humanos (CALDH), Mujeres Transformando el Mundo (MTM), Unión Nacional De Mujeres Guatemaltecas (UNAMG), Equipo de Estudios Comunitarios y Acción Psicosocial (ECAP), UDEFEGUA y Nosotras las Mujeres, por estar buscando justicia penal por crímenes del pasado. ACOGUATE acompañó la actividad por petición de CALDH. Varias de las organizaciones y mujeres presentes han llevado casos jurídicos, también observados por ACOGUATE: el Tribunal de Consciencia, un juicio simbólico realizado en 2010 para visibilizar el tema de violencia sexual durante el conflicto armado; las pruebas anticipadas en septiembre de articulo blog2012 sobre la esclavitud sexual en el destacamento de Sepur Zarco (vea artículo); y el juicio por genocidio contra la población maya ixil, en contra de José Efraín Ríos Montt y José Mauricio Rodríguez Sánchez.

El salón municipal de Nebaj se había transformado. Un círculo de sillas, cubiertas con tela, esperaban a las sobrevivientes invitadas. En cada punto cardinal se había preparado un círculo de flores, amarillas,blancas, rojas, moradas, para representar el sol, la luna, el aire y el agua, y un círculo de flores azules en el centro para representar el corazón de la tierra. La clara luz de la mañana se filtraba por las ventanas y abajo estaban distribuidas las fotos de la exposición “Su Verdad es nuestra verdad”, hecha por fotoperiodistas mujeres con tomas a las y los testigos en los procesos jurídicos destacados durante el último año. Al llegar, cada sobreviviente recibió un fuerte aplauso, caminando sobre un alfombra de pino hasta llegar a su asiento a su asiento.

Recibieron palabras de apoyo de grupos de mujeres de diferentes rincones de toda América, grabadas en video por una iniciativa de UDEFEGUA. Las mujeres presentes también pudieron dirigirse al grupo. Una testiga en el caso de Sepur Zarco expresó su alegría de estar reunida compartiendo con mujeres de todo el país, y explicó que“en Polochic pensamos que solo nosotras sufrimos, ahora estando aquí me estoy dando cuenta que muchas sufrieron”.

La violencia sexual como “estrategia contrainsurgente”

La violencia sexual durante el conflicto armado interno (en un 99% de los casos en contra de mujeres y en un casi 89% en contra de mujeres indígenas) ha sido calificada por la Comisión de Esclarecimiento Histórico (CEH) como “una práctica generalizada y sistemática realizada por agentes del Estado en el marco de la estrategia contrainsurgente”.1 Según la Comisión, “dicha violencia no fue producto de hechos aislados o excesos esporádicos de los soldados, sino fue parte de una planificación estratégica”.2

Desde 2005, el acompañamiento psicosocial y la recopilación de datos por el Consorcio Actoras de Cambio3 con mujeres sobrevivientes en Izabal, Huehuetenango, Chimaltenango y Alta Verapaz, han seguido revelando los patrones que definieron la violencia sexual perpetrada por el Ejército durante el conflicto armado interno. En su informe Rompiendo el Silencio, el Consorcio profundiza que la violencia sexual fue “un instrumento de guerra cuyo objetivo era la degradación de las mujeres, y, a través de ellas, el sometimiento de las comunidades indígenas, que eran percibidas por las fuerzas del Estado como parte de las organizaciones guerrilleras”.4

La violación sexual no solo dejó lesiones físicas, sino también traumas psicológicos, como sentimientos de miedo, vergüenza, culpa, rabia y tristeza en las mujeres. También, por vivir en una sociedad que valora la “la virginidad, la castidad y la pertenencia a un solo hombre”, en muchos casos las mujeres violadas también tenían que enfrentar el rechazo dentro de sus propias comunidades y hasta dentro de sus propias familias.5 El sufrimiento causado, según la CEH, todavía se vive, a menudo en silencio.6

Rompiendo el Silencio: Los casos de Sepur Zarco y de Genocidio

homenaje mujeres 2Las fotos expuestas en el Encuentro de Mujeres sirvieron de retratos de los procesos judiciales llevados a cabo en el último año. Durante 30 años, ningún culpable de violencia sexual durante el conflicto armado interno había sido investigado, menos encarcelado.

La exposición mostraba las mujeres, con sus caras cubiertas por seguridad, declarando frente a un juez en septiembre de 2012 sobre la esclavitud sexual a la que fueron sometidas las mujeres en el destacamento de Sepur Zarco, Izabal, entre 1982 y 1988. Con sus testimonios, las 15 mujeres y los 4 hombres maya q’eqchi’s abrieron el primer caso que acusa a militares guatemaltecos de violencia sexual durante el conflicto armado interno.

Las fotos también mostraban la participación de testigos y apoyantes en el juicio contra el ex presidente de facto, José Efraín Ríos Montt, y su Jefe de Inteligencia, José Mauricio Rodríguez Sánchez, acusados de actos de genocidio contra la población maya ixíl entre 1982 y 1983. Entre el 19 de marzo y el 10 de mayo de 2013, 37 mujeres maya ixiles testificaron en el caso, 10 de ellas específicamente sobre la violencia sexual. Sus testimonios constituyeron parte clave de la fundamentación de “intención de genocidio”. La aticulo blog 02sentencia emitida por el Tribunal de Sentencia de Mayor Riesgo A, que poco después fuera anulada en efecto por la resolución de la Corte de Constitucionalidad de retrotraer el juicio a abril de este año, calificó las violaciones que fueron “públicas, masivas y generalizadas”, que el ataque a las mujeres ixiles, se realizó de forma sistemática”

En su sentencia, el Tribunal de Mayor Riesgo A destaca el peritaje sobre el rol de la mujer ixil y enfatiza la violencia contra mujeres como parte importante del delito afectando a todos, “ya que las mujeres son las encargadas de la reproducción física del ser humano y de la reproducción de la cultura, lo que hace comprender a los juzgadores que violar a las mujeres no solo servía como botín de guerra, sino también para lograr la ruptura del tejido social y la eliminación de la semilla ixil, siendo por lo tanto los actos de violencia sexual y métodos usados una forma de destruir al grupo, comprobándose así la intención de destruir al grupo completo, siendo las violaciones sexuales a las mujeres prueba objetiva de destruir al grupo ixil”7

Violencia del pasado – violencia del presente

Las secuelas de la violencia contra las mujeres no han desaparecido de la sociedad guatemalteca. En 2012, Guatemala fue clasificado por las Naciones Unidas como el país con la segunda tasa más alta de femicidio en el mundo,8 con un patrón de asesinatos de mujeres que no se diferencia por clase socioeconómica, y ya en noviembre de 2013 el Grupo Guatemalteco de Mujeres (GGM) registraba un aumento de un 19% de violencia contra las mujeres en comparación con el año anterior.9 La violencia contra las mujeres se encuentra en una impunidad casi total, menos del 3% de los casos reportados terminan en una sentencia.10

Paula Barrios, de Mujeres Transformando el Mundo, relaciona directamente la impunidad de casos de violencia sexual del pasado con la impunidad en casos actuales: “Si vemos lo que pasó durante el conflicto armado, y que estos casos aún siguen impunes, ¿qué podemos esperar de los casos actuales? Esa misma bola de nieve de impunidad se sigue agrandando y agrandando”.11 Por esto, Irma Velásquez Nimatuj expresó a Plaza Pública que no ve a las mujeres del Encuentro como víctimas, sino más bien como agentes de cambio en el sistema de justicia del país. Ella expresa que lo que hicieron, y lo que están haciendo, es importante para ellas, para las mujeres en general, las que viven y las quearticulo blog 03 murieron.12 Una testiga del caso por genocidio expresó su visión sobre el esfuerzo: “Es un proceso, ya iniciamos y ojalá que seguimos adelante, allí (en la exposición fotográfica) es lo que hicimos pero nos falta mucho… hay que seguir adelante, por nuestros hijos, para que no vuelva a suceder que los ricos nos tienen bajo sus zapatos, que nos tratan como piedras u otros objetos”.

Al ver la exposición fotográfica, varias de las testigas enfatizaron sobre la importancia de sacar a la luz lo que pasó. “Yo me siento contenta porque estamos diciendo la verdad, no mentimos, sufrimos y estas son las fotos de nosotras diciendo la verdad”, dijo una de las testigas del caso de Sepur Zarco presentes en el Encuentro. Otra testiga también destacó la verdad en su testimonio: “Es la verdad, lo que fuimos a decir no es mentir, y después de dar el testimonio me sentí tranquila porque dimos a conocer la verdad”. Y una más añadió, “Yo voy a estar tranquila hasta ver que los soldados están en el cárcel, porque nos hicieron sufrir mucho… Lo que queremos es que se haga justicia por todos los daños que nos han hecho”.

1 Comisión de Esclarecimiento Histórico (1999), Guatemala: Memoria del Silencio, Tomo III, párrs. 2376, 2390, 2351
2 Comisión de Esclarecimiento Histórico (1999), Guatemala: Memoria del Silencio, Tomo III, párr. 2398
3 Conformado por el Equipo de Estudios Comuntiarios y Acción Psicosocial (ECAP), la Unión Nacional de Mujeres Guatemaltecas (UNAMG), y feministas que actualmente forman la Colectiva Actoras de Cambio.
4 ECAP, UNAMG (2006), Consorcio Actoras de Cambio: La Lucha de las Mujeres por la Justicia. Rompiendo el Silencio. Justicia para las mujeres víctimas de violencia sexual durante el conflicto armado en Guatemala. Cita en http://www.fygeditores.com/emails/ECAP/rompiendoelsilencio/Rompiendoelsilencio.htm
5 Consorcio Actoras de Cambio/ECAP y UNAMG 2009. Op. Cit. p.182.
6 Comisión de Esclarecimiento Histórico (1999), Guatemala: Memoria del Silencio, Tomo III, párrs. 2379 a 2387.
7 CPR Urbana, Sentencia preliminar por genocidio, http://cpr-urbana.blogspot.com/2013/05/sentencia-preliminar-por-genocidio.html
8 El Nuevo Diario, 20 de noviembre de 2012, ONU: Guatemala es el segundo país del mundo en femicidios, http://www.elnuevodiario.com.ni/internacionales/269920-onu-guatemala-segundo-pais-del-mundo-femicidios
9 La Hora, 11 de noviembre de 2013, Siete de cada 10 mujeres podrían sufrir violencia, http://www.lahora.com.gt/index.php/nacional/guatemala/actualidad/186582-siete-de-cada-10-mujeres-podrian-sufrir-violencia
10 Confidencial, 22 de noviembre de 2012, Guatemala: 97% impunidad en casos de violencia, http://www.confidencial.com.ni/articulo/9118/guatemala-alta-impunidad-en-casos-de-violencia
11 ACOGUATE, 20 de diciembre de 2012, Pruebas anticipadas en caso de esclavitud sexual durante el conflicto armado interno, https://acoguate.org/2012/12/20/pruebas-anticipadas-en-caso-de-esclavitud-sexual-durante-el-conflicto-armado-interno/
12 Plaza Pública, 21 de octubre de 2013, , El corazón ya no duele, http://www.plazapublica.com.gt/content/el-corazon-ya-no-duele
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Justicia transicional y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s