Después de 30 años se cumplirá la reparación prometida a las comunidades de Chixoy

Chixoy 01El 6 de noviembre de 2014 fue publicado en el diario oficial de Guatemala el Acuerdo Gubernativo 378-2014 que da vida jurídica a la Política Pública de Reparación de las 33 comunidades de Baja Verapaz, Quiché y Alta Verapaz afectadas por la Planta Hidroeléctrica Chixoy. Ahora, esta reparación es una política de Estado, lo cual significa que independientemente de quien esté como Presidente de la República de Guatemala, debe cumplirse.

Este logro es el resultado de más de treinta años de trabajo colectivo. ACOGUATE acompaña a ADIVIMA en el proceso desde el año 2001.

Desplazamiento forzado en la construcción de la hidroeléctrica

La historia comienza en 1975, cuando el Instituto Nacional de Electrificación (INDE) presenta el proyecto de construcción de la hidroeléctrica1, financiado por el Banco Mundial (BM) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Desde su puesta en funcionamiento en 1985 Chixoy ha sido la principal hidroeléctrica generadora de energía en el país y, en la actualidad, es la más grande de Centroamérica. No obstante, aldeas cercanas al embalse carecen aún de energía eléctrica2.

Por otro lado, la ejecución de este proyecto no ha estado exenta de críticas debido a las violaciones de derechos humanos que se cometieron en el proceso. De acuerdo al informe Guatemala, Memoria del Silencio éste implicó el desplazamiento y reasentamiento de las personas que vivían a las riberas de Río Negro, con quienes el INDE se comprometió a entregar iguales o mejores tierras que aquellas que serían inundadas3.

La comunidad de Río Negro fue una de las que mayor resistencia puso ante el proyecto dado los efectos que tendría para sus vidas: desaparición de aldeas y sitios arqueológicos, inundación de tierra agrícola, reubicación en un sitio que rompería su esquema cultural, entre otras. Es de señalar que sus ancestros indígenas habían vivido allí desde el período maya clásico4, lo cual implicaba una fuerte relación con la tierra. Fue por ello que algunos trasladaron sus casas a terrenos cercanos a la aldea de Río Negro que no serían inundados5.

Masacres frenan la resistencia

Mantenerse en el territorio donde habían vivido sus ancestros podría interpretarse como una forma de resistencia. Aunque es necesario recordar que ésta se desarrolló bajo el marco del conflicto armado interno, contexto que, según Chixoy 02lo planteado y descrito por la Comisión para el Esclarecimiento Histórico, estuvo vinculado a la represión y las violaciones de derechos humanos por parte del Estado6.

Entre las acciones en las que participó el Ejército de Guatemala en compañía de Patrulleros de Autodefensa Civil, cabe mencionar la masacre ocurrida el 13 de marzo de 1982 en la que se estima murieron 177 personas, acusadas de ser guerrilleras, de las cuales se cree que 107 eran niñas y niños7. Meses más tarde el embalse fue llenado por el INDE8. Al respecto, Jubilee Debt Campaign sugiere en su informe de 2012 que la eliminación de la comunidad facilitaría la construcción y puesta en funcionamiento del proyecto hidroeléctrico9.

Hechos similares siguieron ocurriendo hasta que diferentes leyes de amnistía fueron firmadas en 1982 y 1983 con períodos cortos de vigencia. Algunos sobrevivientes que se habían refugiado en las montañas se acogieron a ésta mientras estuvo en vigor. Posteriormente fueron reubicados en aldeas modelo. Este evento no significó necesariamente el retorno a una vida digna. De acuerdo a la sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CoIDH), emitida contra el Estado de Guatemala en 2012 por las cinco masacres ocurridas en Río Negro a principios de la década de 1980, los reasentados en Pacux, Baja Verapaz, “fueron objeto de amenazas, tortura, trabajos forzosos y otras violaciones de derechos humanos”10.

Negociaciones que culminan en un Plan de Reparaciones

A pesar de que el INDE presenta en su Informe Ejecutivo: Comunidades y familias reubicadas del área del embalse de la Hidroeléctrica Chixoy de 2011 todas las obras ejecutadas e implementadas a través del Programa de Reasentamientos Humanos para reubicar a las familias afectadas11, la sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos un año después evidencia no solo que el cumplimiento fue insuficiente, sino que los derechos humanos no fueron garantizados a los sobrevivientes.

Esta es una de las razones por la que 33 comunidades se agruparon en 2004 en la Coordinadora de Comunidades Afectadas por la construcción de la Hidroeléctrica de Chixoy (Cocahich). Exigir al Estado la reparación prometida a finales de la década de 1970 ha sido su propósito. En este proceso, ha participado activamente la Asociación para el Desarrollo Integral de las Víctimas de la Violencia en las Verapaces, Maya Achí (Adivima), dado que su director, Juan de Dios García, es uno de los representantes de Cocahich.

Desde el año 2006, ambas organizaciones han participado activamente en la Mesa Política de Diálogo y Negociación conformada por ellas, el Ejecutivo, en ese entonces presidido por Oscar Berger, y la Organización de Estados Americanos (OEA), que participó en calidad de mediador. El proceso continuó durante la Presidencia de Álvaro Colom, arrojando como resultado en 2009 un Informe de Identificación y Verificación de Daños y Perjuicios, en el que se elabora una matriz de cumplimiento por parte del INDE y el Estado, concluyendo que a pesar de la existencia de un Plan de Reasentamiento se produjeron consecuencias negativas sobre las familias por su preparación tardía12.

Otro resultado derivado de estas negociaciones fue la elaboración de un Plan de Reparación por los daños sufridos por las comunidades, que a pesar de haber sido firmado por representantes de ambas partes en 2010, no contó con la firma del Presidente, lo que según Miguel Ángel Balcárcel, encargado del Sistema Nacional de Diálogo en 2014, fue el motivo para la no ejecución del Plan13.

Condicionamiento de la ayuda estadounidense

En este contexto de incumplimiento, Adivima y Cocahich iniciaron en 2012 un cabildeo en Estados Unidos para que se presionara al gobierno guatemalteco con la reducción o eliminación de su ayuda en caso de no mostrar avances en la implementación del Plan. El fruto de este trabajo se materializó en enero de 2014 cuando Barack Obama sancionó la Ley de Asignaciones Consolidadas que condicionó los préstamos del BID y el BM, así como la ayuda militar al gobierno guatemalteco, al cumplimiento de las reparaciones acordadas en el Plan14. El órgano responsable de certificar el progreso de Guatemala en esta materia sería el Departamento de Estado de Estados Unidos.

Desde el 2010 Cocahich tenía claro que se requería un Acuerdo Gubernativo para dar vida jurídica al Plan de Reparaciones acordado en 2010. Sin embargo, de acuerdo a Juan de Dios García, el proceso no ha sido fácil debido a la falta de voluntad política. Según él, a pesar de haber buscado una reunión con el Presidente de la República por dos años, fue la manifestación hecha en la Casa Presidencial el día 29 de mayo de 201415 que puso suficiente presión para conseguirla.

El Presidente pide disculpas

El diálogo reiniciado con el Ejecutivo a partir de junio de 2014 dio como fruto la firma y publicación del Acuerdo Gubernativo 378-2014 el 6 de noviembre de 2014. Para llegar a este punto fue necesario que ambas partes hicieran un esfuerzo por comprender la posición del otro. Ello se hizo evidente en los discursos dados en la entrega oficial de dicho Acuerdo que se llevó a cabo el pasado 8 de noviembre en Rabinal, Baja Verapaz. Allí el Presidente Otto Pérez Molina no solo agradeció “a Cocahich por la lucha incansable, durante tantos años, que hoy ha permitido alcanzar este Acuerdo”, sino que también pidió “disculpas públicas en nombre del Estado de Guatemala por los atropellos y violaciones de derechos humanos contra las 33 comunidades”.

Por su parte, el representante de Cocahich, Juan de Dios García, expresó, “reconocemos y valoramos su esfuerzo señor Presidente”, sin embargo, demandó garantías de no repetición considerando la existencia de proyectos hidroeléctricos similares en el país como el de Xalalá. Asimismo, invitó a las comunidades a seguir su lucha, pues “este es solo un paso más”. Según él, la etapa más difícil comienza con la implementación del Plan de Reparaciones dado que éste implica recursos y voluntad.

Para finalizar, se puede decir que la exigencia del derecho a la reparación ha dado resultado, aunque el camino recorrido ha sido largo y lleno de desafíos. El 8 de noviembre de 2014 se puede considerar como histórico teniendo en cuenta que la lucha por más de treinta años arrojó finalmente un compromiso de reparación firmado por un Presidente de la República y publicado en el Diario Oficial. Además, se obtuvo el reconocimiento por parte del Estado de la comisión de violaciones de derechos humanos durante la construcción de la represa Chixoy, así como las respectivas disculpas por ello a los sobrevivientes.

1 Comisión para el Esclarecimiento Histórico, 1999, Guatemala, Memoria del Silencio. Tomo VI. Anexo I: Caso Ilustrativo N° 10, “Masacre y Eliminación de la Comunidad de Río Negro”, p. 45, http://www.plazapublica.com.gt/sites/default/files/tomo_6_y_7_anexo_i_casos_ilustrativos_1.pdf
2 Mesa de Diálogo entre el Gobierno de la República de Guatemala y la Coordinadora de Comunidades Afectadas por la Construcción de la Hidroeléctrica Chixoy, 2009, Informe de Identificación y Verificación de Daños y Perjuicios Ocasionados a las Comunidades Afectadas por la Construcción de la Hidroeléctrica Chixoy, http://www.derechos.org/nizkor/guatemala/doc/chixoy12.html#n19
Prensa Libre, 1 de febrero de 2014, “Los Ecos de Chixoy”, http://www.prensalibre.com/opinion/ecos-Chixoy_0_1076892355.html
3 Comisión para el Esclarecimiento Histórico. Op. Cit. p. 46
Ibid. p. 46.
Ibid. p. 46.
Ibid. p. 48 y 52
Comisión para el Esclarecimiento Histórico, 1999, Guatemala, Memoria del Silencio, Prólogo, http://www.centrodememoriahistorica.gov.co/descargas/guatemala-memoria-silencio/guatemala-memoria-del-silencio.pdf. p. 15
Comisión para el Esclarecimiento Histórico. Op. Cit. p. 52
Ibid. p. 51
Nick Dearden, 2012, Generating Terror: The Roll of International Financial Institutions in Sustaining Guatemala’s Genocidal Regimes, p. 9,  http://jubileedebt.org.uk/reports-briefings/report/generating-terror
10 Corte Interamericana de Derechos Humanos, Sentencia 4 de septiembre de 2012, Caso Río Negro vs. Guatemala, p. 9
11 Instituto Nacional de Electrificación, 2011, Informe Ejecutivo: Comunidades y Familias Reubicadas del Área del Embalse de la Hidroeléctrica Chixoy,  http://www.jaimefranciscoarimany.com/wp-content/uploads/2014/06/Informe-Chixoy-2011-1.pdf
12 Mesa de Diálogo entre el Gobierno de la República de Guatemala y la Coordinadora de Comunidades Afectadas por la Construcción de la Hidroeléctrica Chixoy. Op. Cit.
13 Emisoras Unidas, 31 de enero de 2014 “Explican que por una Firma no llega Reparación a Familias de Chixoy”, http://noticias.emisorasunidas.com/noticias/primera-hora/explican-que-una-firma-no-llega-reparacion-familias-chixoy
14 Contrapoder, Edición N° 39, Febrero de 2014, “Crónica Pesimista de una Relación Conflictiva”, http://www.contrapoder.com.gt/es/edicion39/opinion/1043/Cr%C3%B3nica-pesimista-de-una-relaci%C3%B3n-conflictiva.htm
15 La Noticia en Guatemala, 29 de mayo de 2014, Pobladores Afectados por Chixoy Exigen Cumplimiento. La Noticia en Guatemala, http://lanoticiaenguatemala.com/pobladores-afectados-por-construccion-de-chixoy-exigen-cumplimiento-del-resarcimiento/
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Justicia transicional y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s