Una marcha para la memoria y para exigir justicia

El 30 de junio el centro histórico de Ciudad de Guatemala ofreció su espacio para la Marcha de la Memoria, celebrada el Día de los Héroes y Mártires, para conmemorar la dignidad de todas las personas que han sido víctima del conflicto armado interno. Actividades culturales y artísticas acompañaron este día: una obra de teatro sobre el tema de desaparición forzada y música en vivo por parte de varios artistas guatemaltecos.

Un desfile militar solía llevarse a cabo por las calles de la ciudad en esta fecha, luego suspendido y este año nuevamente anunciado por el presidente de la república. Varias organizaciones, entre la cual la Convergencia por los Derechos Humanos, expresaron su rechazo y preocupación frente a esta decisión, que finalmente fue revocada.

Memoria y dignidad

Según el informe de la Comisión por el Esclarecimiento Histórico – CEH, la memoria histórica individual y colectiva es el fundamento de la identidad nacional.

Para construir memoria es importante dignificar a las víctimas ante la sociedad a través del reconocimiento de los hechos del pasado, pidiendo perdón y asumiendo la responsabilidad del estado frente a las violaciones de derechos humanos que se han dado durante el conflicto armado interno, en particular las que son vinculadas con el ejército y con las fuerzas de seguridad del estado. Así mismo, es importante celebrar la memoria a través de diferentes actividades, como la construcción de monumentos y parques públicos a nivel regional, municipal y nacional, que se asignen nombres de víctimas a centros educativos, edificios y vías públicas; y que se cuente con un día dedicado a las víctimas como “Día nacional de la dignidad de las víctimas”, ahora fechado el 26 de febrero.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La Marcha de la Memoria es otra forma de seguir exigiendo que se esclarezcan los hechos ocurridos, que siga la búsqueda de los desaparecidos, que la justicia avance restituyendo la dignidad y que se siga en la búsqueda del reconocimiento de la verdad.

“Hay que compartir la memoria histórica con los que están creciendo, que no se quede en papel. Que se enseñe a los jóvenes, recordando lo que pasó, por medio de la educación y los dibujos. Algunos no les gusta y dicen palabras en contra, dicen que son inventos, que se olvide lo que pasó y se conforman con un poco que les dan los ricos, pero se debe enseñar la verdad de lo que pasó” (1)

Las expectativas de las víctimas sobre la justicia transicional

Según un informe de Impunity Watch, para una justicia transicional, que aborde de manera integral los hechos del pasado, se debería atender con las expectativas de los sobrevivientes, que consideran fundamental el cumplimiento de los siguientes pasos:

  • Reconocimiento de la verdad. Las víctimas exigen que el Estado, particularmente el Ejército, reconozca públicamente la verdad de lo que pasó y asuma su responsabilidad en los hechos; mucha gente espera que el Estado reconozca que las personas desaparecidas y asesinadas eran inocentes y que se respeten los derechos de las víctimas y las comunidades afectadas por el terror de la guerra.

  • Encontrar a los desaparecidos. Miles de familias, principalmente las mujeres, anhelan encontrar a sus seres queridos vivos o muertos, quieren recuperar sus restos para enterrarlos dignamente según su religión y costumbre.

  • Reparación digna. Para muchas familias es importante recibir una indemnización económica y resarcimiento material para mitigar la pobreza que continúan viviendo, igualmente esperan medidas de reparación para dignificar la memoria de las víctimas y recuperar la identidad cultural.

  • Justicia. Muchas víctimas esperan que los responsables de los crímenes enfrenten la justicia, principalmente los altos mandos del Ejército o la guerrilla, y que los hechos no queden impunes. Esto servirá para sentar un precedente y evitar que en el futuro agentes del Estado o miembros de cualquier otro grupo cometan este tipo de atrocidades.

  • Dar a conocer la verdad. Para las víctimas es importante que las nuevas generaciones conozcan lo que pasó durante el conflicto armado, y que en las escuelas y los institutos se enseñe el contenido del informe de la CEH.

“Cuando tenemos la oportunidad de juntarnos con personas que han pasado lo mismo que nosotras y nosotros, tejemos la palabra, armamos pensamientos comunes. Las palabras son como los días del calendario de las abuelas y los abuelos: juntas hacen asamblea, construyen un pensamiento colectivo y nos enseñan. Cuando nuestras palabras se juntan con las palabras de los demás, se reconstruye la historia y la memoria colectiva” (2)

La marcha ha sido observada por ACOGUATE por petición del colectivo H.I.J.O.S.

Vean aquí el comunicado.

https://www.facebook.com/plugins/post.php?href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2Fhijos.guatemala%2Fposts%2F1863441803890937&width=500


(1) Entrevista contenida en “Luchamos con dignidad: Participación de las víctimas en la justicia transicional en Guatemala”, informe Impunity Watch, pag.42, 2015.
(2) Memoria e historia del pueblo Ixil, pag.38, PNUD, 2015.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Justicia transicional. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s