El caso “Las Dos Erres” avanza con un nuevo juicio

El caso de la masacre de Las Dos Erres me marco para toda la vida” comentó Aura Elena Farfán de la asociación de Familiares de Detenidos-Desaparecidos de Guatemala-FAMDEGUA durante un encuentro el 14 de octubre 2016 en Guatemala Ciudad. Y sigue: Me ha marcado porque empezaron a matar con los niños”.

Este caso se vuelve nuevamente actual porque el estado guatemalteco todavía no ha cumplido con su responsabilidad de condenar todos los hechores intelectuales y materiales de la masacre.(1) En agosto 2016 abrió un nuevo proceso contra Santos López Alonso, uno de los militares que participó y secuestró un niño sobreviviente así como sigue el caso contra Efraín Ríos Montt, quien en ese tiempo era jefe de estado.

La masacre se llevó a cabo hace 34 años entre el 6 y el 8 de diciembre 1982 en el parcelamiento Las Dos Erres a 12km de distancia de la aldea Las Cruces, Petén. En las exhumaciones realizadas por antropólogos argentinos en los años 1994 y 1995 se recuperaron las osamentas de 223 personas, 88 de estas niños y niñas menores de 14 años, 25 adolescentes, 36 mujeres y 74 hombres adultos. El cuerpo encontrado al fondo del cementerio clandestino más grande (un viejo pozo) era el de un recién nacido.

Un hecho que clama justicia

El último sindicado se llama Santos López Alonso, quien estaba prófugo de la justicia guatemalteca, capturado en los Estados Unidos y deportado a Guatemala el 10 de Agosto 2016. Fue ligado a proceso por delitos de lesa humanidad y asesinato mas supresión y alteración del estado civil del menor Ramiro Antonio Osorio Cristales. López Alonso declaró ante el tribunal que hizo parte de la patrulla kaibil que entró al parcelamiento Las Dos Erres y estuvo de guardia a la puerta de la iglesia en la cual estaban retenidos las mujeres y niños antes de ser ejecutados. De todas formas él se considera inocente. Desde agosto guarda prisión preventiva hasta el reanudo del proceso en enero 2017.

Los hechos son reconocidos nacionalmente y se obtuvieron diferentes sentencias penales en Guatemala. Esas sentencias fueron fundamentadas entre otras pruebas en las declaraciones de dos testigos: un niño que pudo huir de la masacre y uno que fue secuestrado por el exkaibil Santos López Alonso. Además, kaibiles que formaron parte de la operación se convirtieron en colaboradores eficaces para esclarecer la verdad sobre la masacre. Aun así tardó casi 30 años hasta que una corte guatemalteca condenara algunos de los responsables de la masacre.

El 24 de noviembre de 2009 la Corte Interamericana de Derechos Humanos – CIDH emite sentencia sobre el caso, condenando al estado de Guatemala por haber violado los derechos de la población de las Dos Erres, y resuelve que el estado tiene que investigar, juzgar y eventualmente condenar los responsables materiales e intelectuales de la masacre. Según Edgar Peréz el caso de Las Dos Erres es un “caso histórico” porque por primera vez a nivel nacional se condenaron militares y entre ellos militares de alto mando por una masacre ocuurida durante el conflicto armado interno.(2)No obstante, estas sentencias cumplen parcialmente con la restitución de justicia ya que de los responsables materiales, cinco fueron condenados hasta la fecha y faltan los juicios de 14 más.

Los procesos jurídicos y los familiares de las víctimas

Para los familiares de las víctimas y los sobrevivientes todo esto significa repetir sus testimonios varias veces más. No obstante las sentencias anteriores, para una condenación de Santos López Alonso –al igual que los otros responsables materiales que están prófugos de la justicia o en prisión en otros países – se tiene que repetir todo el proceso penal. La responsabilidad penal es personal” recordó Claudette Domínguez, la juez del Tribunal de Mayor Riesgo A, que escuchó las primeras declaraciones en el caso recién abierto. Los kaibiles, que testificaron contra sus colegas, dieron sus testimonios en calidad de pruebas anticipadas, mientras que los familiares que testifican tienen que repetir sus testimonios para cada proceso y recontar significa para muchos de ellos revivir los hechos traumáticos. Aun así, algunos de los familiares de las víctimas llegan a observar las audiencias presenciando momentos dolorosos pero importantes. En este sentido, el sistema jurídico de Guatemala juega un papel de revictimización hacia los que sobrevivieron a atrocidades: después de 34 años de los hechos, todavía no hay justicia y para obtener una sentencia tienen que revivir los hechos una y otra vez.

“Para mi es importante de ver esta gente, que hizo todo esto. Que mataron a mi familia. De saber quienes son. Los hijos de él [el sindicado Santos López Alonso] vinieron también. Para ellos seguramente también está difícil ver a su padre así en esposas. Pero ellos sí pueden venir a verle aquí en el tribunal o en la cárcel. A mi padre nunca más voy a volver a verle.”

 Sobreviviente de la masacre

2r.jpeg

Familiar sostiene una rosa mientras espera la sentencia en Ciudad de guatemala, 2 de agosto 2011. Fuente AP.

El juicio contra Efraín Ríos Montt

Aparte del juicio contra el kaibil López Alonso, sigue en curso el proceso contra Efraín Ríos Montt, el ex-jefe de estado de Guatemala. La Corte Interamericana de Derechos Humanos, obligó al Estado de Guatemala de perseguir no solo los hechores materiales sino los hechores intelectuales de la política de tierra arrasada actuada durante su gobierno. El ex-presidente está ligado a proceso por la masacre de las Dos Erres desde 2012, aunque  el juicio nunca haya avanzado. El 16 de noviembre 2016 se dio una audiencia por solicitud de la defensa de Ríos Montt, que pidió la suspensión de la persecución penal por su edad avanzada y la demencia vascular. La jueza Claudette Domínguez negó esta solicitud, pero resolvió que debido a su estado de salud, Ríos Montt no puede enfrentar juicio. El 30 de noviembre 2016 la Fiscalía de Derechos Humanos del Ministerio Público solicitó que este proceso se lleve a cabo con medidas de seguridad especiales o sea que se realice a puertas cerradas y que Ríos Montt no tendrá que presentarse, será representado por su tutora Zury Mayté Ríos Sosa o sus abogados.


De 6 a 8 diciembre 1982 atrás de 34 años

El ejército guatemalteco bloqueó todas las calles de acceso a las Dos Erres
y una patrulla de soldados de la fuerza especial kaibil entró durante la 
noche del 5 al 6 de diciembre 1982 al área. Estaban disfrazados de 
“guerrilleros”, según uno de los testigos directos (exkaibil) para que la 
población de la región pensara que fuera la “subversión” que cometió las 
atrocidades.(3) Su meta era recuperar unos 20 fusiles que supuestamente les 
habían robado las FAR (Fuerzas Armadas Rebeldes) en un previo encuentro 
violento. Según Edgar Peréz, abogado del querellante adhesivo FAMDEGUA, 
la operación tiene carácter de una “masacre de castigo” ante la población 
de la aldea, porque el ejército sospechó que la población había 
colaborado con la guerrilla.(4) Según el testimonio de uno de los kaibiles, 
el día antes de llegar en las Dos Erres los soldados recibieron la orden 
de “registrar la aldea, matar a los pobladores y recuperar los […] fusiles 
perdidos”.(5) Cuando la fuerza especial kaibil se retiró del área 
el 8 de diciembre 1982, todavía no se tenían noticias de estos fusiles. 
Pero dejaron los cuerpos de toda la población en fosas clandestinas. 
El 6 de Diciembre de madrugada, los kaibiles agruparon los habitantes 
de las Dos Erres en dos lugares de la comunidad: los hombres en la escuela 
y las mujeres y niños en la iglesia. Durante dos días torturaron a los 
hombres y violaron sexualmente a varias niñas y mujeres. Ya que los 
pobladores de las Dos Erres no podían darles noticias sobre las armas 
buscadas, empezaron a matar a la población, empezando con los menores de 
edad.(6) Algunos fueron matados con golpes a la cabeza, algunos fusilados y 
los que no se murieron inmediatamente, fueron enterrados vivos.

1 Corte Interamericana de Derechos Humanos, Caso de la Masacre de las Dos Erres vs. Guatemala Sentencia de 24 de noviembre de 2009.
2 Conferencia de Prensa, Ciudad de Guatemala, 17 de octubre 2016.
3 Comisión para el Esclarecimiento Histórico (CEH), Guatemala Memoria del Silencio, Tomo VI, Casas ilustraivos, Anexo I, Caso ilustrativo No. 31 Masacre de las Dos Erres, p.399.
4 Conferencia de Prensa, Ciudad de Guatemala, 17 de octubre 2016.
5 Comisión para el Esclarecimiento Histórico (CEH), Guatemala Memoria del Silencio, Tomo VI, Casas ilustraivos, Anexo I, Caso ilustrativo No. 31 Masacre de las Dos Erres, p.399
6 Comisión para el Esclarecimiento Histórico (CEH), Guatemala Memoria del Silencio, Tomo VI, Casas ilustraivos, Anexo I, Caso ilustrativo No. 31 Masacre de las Dos Erres, p.401.
Anuncios
Minientrada | Esta entrada fue publicada en Justicia transicional y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s