Libres de minería y de contaminación

Amalia Lemus es una mujer comprometida con la defensa de su comunidad y su región, en la cual se encuentra un proyecto de explotación minera con el que no está de acuerdo; actualmente ella es técnica de campo de CODIDENA -Comisión Diocesana en Defensa de la Naturaleza-.

Minera San Rafael, subsidiaria de Tahoe Resources, opera en el área con una licencia de explotación del proyecto “El Escobal” y otra de exploración “Juan Bosco”, que debe su nombre a la comunidad San Juan Bosco en San Rafael las Flores, de donde procede Amalia. En los últimos meses, la resistencia en contra del proyecto “El Escobal”, uno de los más grandes al mundo, se ha articulado en un plantón organizado, ubicado en Casillas. Las personas involucradas en esta resistencia enfrentan  a menudo difamación, criminalización e intimidación debido a su compromiso con la defensa de los derechos humanos.

En el marco de una serie de entrevistas con defensoras de derechos humanos, ACOGUATE quiere dedicar esta edición a Amalia por su involucramiento con la resistencia organizada en lucha por el territorio.

¿Como se autodefine y describe?

He sido una mujer luchadora desde el principio. Tengo aproximadamente 8 años de participar en la defensa de derechos humanos y medio ambiente, también trabajo para la comisión y eso es lo que me autodefine. Como persona, pues, me gusta hacer amistades, apoyar y ayudar a los demás cuando lo necesiten y cuando yo puedo hacerlo.

¿También se describe como defensora específicamente, como defensora de DDHH?

Entonces ¿Cuales son sus responsabilidades?

Me ocupo de mi hija, de mi seres queridos y luego de mi trabajo. Esto significa mucho para mi porque es lo que me identifica con la defensa de los DDHH. Soy maestra de educación primaria y no ejerzo mi profesión, sin embargo siento que es como si lo estuviera haciendo porque también trabajo en centros educativos compartiendo talleres de formación de DDHH y medio ambiente. Y sobretodo es algo que me gusta hacer.

¿Cómo ha sido el camino para llegar a donde usted está ahora?

Pues ha sido un poco difícil, con obstáculos, porque somos una numerosa familia de 10 hijos, 7 varones y 3 mujeres. Entre los afortunados que siguieron estudiando estoy yo y pues ahora, estoy siguiendo con la universidad, también gracias a mi  empleo y esto me permite pagar mi propio estudio. También tengo responsabilidades con mi hija. Ha sido un poco difícil, mi papá murió ya hace 15 años, entonces hubo que ayudar también a la mamá y estar al pendiente de los pequeños y ha sido un poco difícil; a veces se encuentran obstáculos en el camino, pero ahora estoy estudiando y es algo que me gusta porque abrirá una puerta para buscar otras oportunidades.

¿Ha sufrido amenazas concretas?

Hace 2 años en mi comunidad yo, mi hija, y mi mamá íbamos a la iglesia. Andaba circulando una camioneta desconocida y en ese tiempo habían rumores de que secuestraban niños, entonces decidimos pararla para saber de quién se trataba. Estábamos en nuestra comunidad y sentíamos el derecho de hacerlo. Cuando la camioneta se detuvo un poco, yo vi el flash de una cámara, pienso que me tomaron una foto desde adentro. En ningún momento bajaron los vidrios. Luego la camioneta aceleró y en ese momento yo no supe qué hacer porque sentí que iban a perjudicar la vida de mi hija y mi mamá. A pesar de haber interpuesto una denuncia, no se ha dado seguimiento. Ni siquiera pude ver el rostro de la persona que estuvo adentro de la camioneta.

¿De que manera afecta el trabajo a su vida personal/cotidiana?

Bueno, sí afecta y afecta mucho realmente, porque en estos casos uno se da cuenta que en este país no se avanza, que no hay nada, que no investigan sobre los casos. Una persona se siente vulnerable y sí, afecta psicológicamente. Si no lograron con una intimidación una vez podría ser una próxima. Esto preocupa y afecta porque no hay avances, a pesar de estar actuando con la ley, la misma que dice que el gobierno es el ente responsable de velar por el bienestar de los ciudadanos, y si no avanza una investigación, se está afectando a una persona. No cumplen.

¿Cuales son las dificultades relacionadas con su género que usted enfrenta en este ámbito de actividad?

Soy una mujer y a veces se tiende a pensar que soy más vulnerable que los hombres, pero realmente nosotras también hemos demostrado que el género no tiene nada que ver con las fortalezas, con las habilidades que uno tiene. No me siento menos por ser mujer.

¿En su caso, usted se siente sola como mujer en esta lucha?

En algunas ocasiones una se siente sola, por ejemplo si aquí me está pasando algo, no tengo los compañeros cerca ni mi red de apoyo, en ese momento cualquier persona se sentiría sola. En otro ámbito, no me siento sola en la lucha porque hay otras mujeres, hay organizaciones, que siempre están apoyándonos. Allí pues no me sentiría sola.

¿Como es su relación con los hombres en el entorno laboral?

Buena pregunta, mi relación es muy buena. Al principio me sentía un poco incómoda porque soy la única mujer del equipo y se me dificultaban ciertas cosas. Hay momentos en los que una quisiera contar con una compañera mujer y que no es posible y me tocó acomodarme. Hay ocasionas en que una necesita una compañera mujer para la confianza con algunos temas que solo nosotras mujeres manejamos, pero mi relación con ellos es muy buena. Nos apoyamos en lo que podemos y allí estoy presente.

En mi trabajo, por ejemplo con los talleres que imparto, he recibido felicitaciones porque me comentan que no cualquier mujer toma este papel, pero estoy acostumbrada como activista, incluso participando a las manifestaciones. Mi trabajo por la lucha en defensa del territorio me identifica. Pienso que una mujer es quien más siente la necesidad de luchar por el tema del agua y el ambiente ya que somos las portadoras de vida y la preocupación por el agua es un tema muy importante.

¿Usted conoce a otras defensoras de DDHH?

Sí, en mi comunidad todas las mujeres se han caracterizado por la lucha desde la instalación del proyecto de Minera San Rafael y hemos estado activas todo el tiempo, y ahora con la amenaza de la licencia Juan Bosco y la licencia de Las Lajitas. Fuera de mi comunidad, también admiro a Yolanda Oquelí, también está nuestra compañera de El Estor, Angélica Choc, son defensoras y son ejemplos. Las de San Miguel Ixtahuacán, San Marcos, todas ellas en su momento, en su lucha en contra la mina Marlin, conocí sus testimonios y he visto la lucha que han tenido ante amenazas de proyectos extranjeros y nacionales, entonces no es solo una persona, sino que todas, en general, me inspiran a seguir luchando y muchas de las cuales desconozco sus nombres pero también tengo mi admiración para ellas.

¿Cuales son sus aspiraciones para el futuro?

La más grande, primero Dios,  es llegar a graduarme como licenciada en trabajo social y ver graduada mi hija. También seguir apoyando a la gente en lo que sea necesario en la defensa del territorio y vernos libres de minería y de contaminación. Esas son mis aspiraciones.

Vivir en paz sobre todo.

Sin nombre

Amalia Lemus  ©ACOGUATE

 

Minientrada | Esta entrada fue publicada en Entrevista y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s