Pruebas anticipadas en caso de esclavitud sexual durante el conflicto armado interno

El 24 de septiembre de 2012, 15 mujeres y cuatro hombres maya q’eqchies declararon ante el juez Primero B de Mayor Riesgo sobre la esclavitud sexual a la que fueron sometidas durante el conflicto armado interno. Es la primera vez en Guatemala, y a nivel mundial, que un caso de esta naturaleza es conocido por una corte nacional. Según las declaraciones de las 19 personas, los hechos ocurrieron entre los años 1982 y 1988 en el destacamento militar de Sepur Zarco. ACOGUATE estuvo presente en la Torre de Tribunales, observando el proceso, por petición de Mujeres Transformando el Mundo, una organización que brinda asesoría jurídica a las mujeres y que trabaja para la creación de un país más justo para las mujeres. ACOGUATE también
observó el Tribunal de Consciencia, realizado en Ciudad de Guatemala en 2010, y ha acompañado esporádicamente al Equipo de Estudios Comunitarios y Acción Psicosocial (ECAP) y a la Colectiva Actoras de Cambio.

qeqchi06

FOTO: Sandra Sebastián, fotoperiodista

Éramos las viudas, los juguetes de los soldados.1

Entre el 24 y el 29 de septiembre, las 15 mujeres, que cubrieron sus rostros por seguridad, y los cuatro hombres  contaron cómo en 1982 había llegado el Ejército a Sepur Zarco, una aldea que en ese entonces era jurisdicción de Panzós, Alta Verapaz.2 Según las declaraciones, que pretendían establecer las investigaciones correspondientes e individualizar a los acusados, al llegar los militares acusaron a varias familias de formar parte de la guerrilla o de apoyarla dándoles comida a los guerrilleros. Después, los soldados detuvieron a los hombres y los llevaron a fincas cercanas, donde fueron torturados y posteriormente desaparecidos.3

Las personas detenidas formaban parte de un comité de tierras, que buscaba legalizar las tierras para sembrar y vivir. Una vez capturados los hombres, sus esposas fueron violadas en sus propias casas, muchas veces por varios soldados a la vez, y luego forzadas a cumplir con tareas en el destacamento militar de Sepur Zarco sin ningún salario. Durante los próximos seis años, hasta 1988, las mujeres tuvieron que cocinar para los soldados, además de sufrir constantes violaciones y abusos sexuales.4 Una testiga citada en Plaza Pública lo resume así: Éramos las viudas, los juguetes de los soldados.5

Antecedentes

En 2005, el Consorcio Actoras de Cambio, conformado por el Equipo de Estudios Comunitarios y Acción Psicosocial (ECAP), la Unión Nacional de Mujeres Guatemaltecas (UNAMG), y feministas que actualmente conforman la Colectiva Actoras de Cambio6, empezó a recopilar información sobre la violencia sexual durante el conflicto armado a través de un proceso de acompañamiento psicosocial que realizó con mujeres sobrevivientes en la región de Sepur Zarco, y de una investigación que se estaba realizando paralelamente7. El Consorcio trabajó con grupos en Huehuetenango y Chimaltenango, y en Alta Verapaz entre los años 2005 y 2008.

El Tribunal de Consciencia e inicios del proceso jurídico

La organización Mujeres Transformando el Mundo se conformó en el año 2008, y a partir de 2009 se incorporó a la Alianza Rompiendo el Silencio e Impunidad8, con la intención de aportar sus conocimientos para llevar a cabo el Tribunal de Conciencia sobre la violencia sexual perpetrada durante el conflicto armado. Mujeres Transformando el Mundo empezó a tomar testimonios para redactar una denuncia colectiva de reparación ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos. El tribunal se llevó a cabo en marzo de 2010. Mujeres de diferentes regiones, una representante de cada grupo, dieron su testimonio. El Tribunal de Conciencia también contó con varios peritajes acerca de la violencia sexual durante conflictos. Relacionado con los testimonios, el interés de Mujeres Transformando el Mundo era poder mostrar lo que sería la estrategia legal que la organización utilizaría en un proceso penal.

Después del Tribunal de Conciencia, las mujeres manifestaron su interés en acceder a la justicia formal. Fue ahí donde Mujeres Transformando el Mundo empezó a trabajar la estrategia legal para llevar los casos a la justicia. El primer caso presentado es el de las violaciones sexuales y esclavitud sexual en el destacamento de Sepur Zarco.

En una entrevista con ACOGUATE, Paula Barrios explicó que todos los casos se pueden conectar con el tema de genocidio, pero que se tienen que probar las particularidades de cada uno.9 En los 30 años que han transcurrido desde los hechos, ningún caso de violación cometida por agentes del Estado durante el conflicto armado había sido llevado a la justicia guatemalteca – hasta ahora.

“Hay una política del perdón y de invisibilizar, de no ir a la verdad de lo que sucedió durante el conflicto armado” (Paula Barrios, Mujeres Transformando el Mundo)

A pesar de que las audiencias para escuchar pruebas anticipadas en el caso de la esclavitud sexual en Sepur Zarco representaron un avance significativo, las dificultades han sido muchas y falta mucho camino por recorrer. Paula Barrios resume los diferentes obstáculos:

“La mayor dificultad que aun existe es el temor, la inseguridad. El país no tiene condiciones sociales ni políticas para llevar un caso de esta naturaleza a la justicia. Tenemos un gobierno militar actualmente y eso es un gran obstáculo. Hay una política del perdón y de invisibilizar, de no ir a la verdad de lo que sucedió durante el conflicto armado. A nivel comunitario nos preocupa el tema de la seguridad, que todavía las mujeres conviven con los victimarios en sus comunidades.

Existe mucho temor porque la violencia sexual en general es un tema tabú. Y si no, dicen que nosotras lo provocamos, nosotras lo consentimos o es nuestra responsabilidad. El claro ejemplo fue ahora con el caso de la Roosevelt (la avenida “Roosevelt” es el periférico de la ciudad capital de Guatemala. Recientemente salió en las noticias acerca de una serie de violaciones sexuales a mujeres  cometidas en ese lugar). ¿Qué fue lo que hizo el Ministro de Gobernación? Sacar un comunicado donde nos recomendaba a las mujeres que no teníamos que andar después de las ocho de la noche en la calle, ni solas, ni con ropa provocativa. O sea, siempre se focaliza en la responsabilidad de las mujeres. No se ha visto que la violencia sexual hacia las mujeres es un problema social y del sistema patriarcal. Entonces no hay voluntad política, no hay condiciones.

Si socialmente a nivel del país estamos mal con el tema, a nivel comunitario se refuerza aun más el machismo. Realmente representa un reto para las mujeres y hay que tomarlo en cuenta.”

Pudimos haberlo llevado [el caso] afuera… Pero hay que romper la barrera aquí.” (Paula Barrios, Mujeres Transformando el Mundo)

El caso de las mujeres maya q’eqchies es el primero a nivel mundial que se lleva a una corte nacional. Otros casos de violación sexual durante conflictos, como en Yugoslavia y Ruanda, han sido llevados a instancias internacionales. Según Paula Barrios: Pudimos haberlo llevado afueraeso fue una opción. Pero hay que romper la barrera aquí. Porque sino, para otras mujeres no hay condiciones, no hay leyes idóneas, no hay un sistema que respondacon énfasis en las mujeres, desde las mujeres.

Además, este caso tiene importancia para otros casos de violencia sexual, no sólo para los del conflicto armado. Paula Barrios reflexiona: “si vemos lo que pasó durante el conflicto armado, y que estos casos aún siguen impunes, ¿qué podemos esperar de los casos actuales? Esa misma bola de nieve de impunidad se sigue agrandando y agrandando.” Este caso puede ser un ejemplo para otras mujeres víctimas de violencia sexual y que quieran seguir el camino a la justicia.


1Oswaldo J Hernández por Plaza Pública, 1 de octubre de 2012, Sepur Zarco: El recreo de los soldadoswww.plazapublica.com.gt/content/sepur-zarco-el-recreo-de-los-soldados
2Ahora pertenece al municipio de El Estor, Izabal
3Jerson Ramos por el Periódico, 29 de septiembre de 2012, MP busca vincular alto mando militar en violaciones de mujeres en Sepur Zarco, www.elperiodico.com.gt/es/20120929/pais/218561/
4Oswaldo J Hernández por Plaza Pública, 1 de octubre de 2012, Sepur Zarco: El recreo de los soldados, www.plazapublica.com.gt/content/sepur-zarco-el-recreo-de-los-soldados
5Ibid.
6Actoras de Cambio es una colectiva feminista que impulsa procesos de sanación, de autoconciencia, y de recuperación de la memoria histórica con mujeres sobrevivientes de violación sexual en guerra en el departamento de Huehuetenango y en la región ixil.  Estos procesos organizativos están dirigidos a crear mecanismos integrales y alternativos de justicia desde y para las sobrevivientes, que sean dignificantes y reparadores para las mismas, y a crear condiciones sociales para erradicar la violación sexual, la guerra y el racismo en sus territorios.
7El resultado de dicha investigación se encuentra en el libro Tejidos que lleva el alma:Memoria de las mujeres mayas sobrevivientes de violación sexual durante el conflicto armado, Amandine Fulchiron (coord.), Olga Alicia Paz, Angélica López, Consorcio Actoras de Cambio, F&G Editores, Guatemala, 2009, www.glefas.org/glefas/files/pdf/tejidos_que_lleva_el_alma_2009_actoras_de_cambio.pdf
8Juntas con la Unión Nacional de Mujeres Guatemaltecas (UNAMG); el Equipo de Estudios Comunitarios y Acción Psicosocial (ECAP), http://www.ecapguatemala.org; La Comisión Nacional de Viudas de Guatemala (CONAVIGUA), http://www.conavigua.org.gt; la Cuerda: http://www.lacuerdaguatemala.org y otras organizaciones de la sociedad civil. Para el informe del Tribunal de Consciencia, Ni Olvido, Ni Silencio (junio 2012) ver: www.publ.hegoa.efaber.net/assets/pdfs/279/Ni_olvido,_ni_silencio.pdf
9Entrevista de ACOGUATE con Paula Barrios, coordinadora del programa Violencia Sexual en Conflicto Armado de Mujeres Transformando el Mundo, octubre 2012
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Justicia transicional y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Pruebas anticipadas en caso de esclavitud sexual durante el conflicto armado interno

  1. Pingback: Las mujeres como agentes de cambio del Sistema de Justicia | ACOGUATE

  2. Pingback: Vi måste fortsätta framåt, för att det aldrig ska upprepas igen. | FREDSOBSERVATÖRERNA I GUATEMALA

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s